“Investment Readiness”: La piedra angular en la captación de capital

Los medios y fuentes no tradicionales de captación de capital para las startups y empresas en crecimiento han evolucionado de forma importante durante los últimos años. Empezando por incubadoras, aceleradoras o business angels en las etapas más semilla, siguiendo por las plataformas de crowdfunding y venture capital en las fases tempranas, y terminando con los fondos de private equity y los mercados alternativos de capitales para empresas en crecimiento, las posibilidades de obtener capital son, sin duda, amplias y variadas.

Por otro lado, la mayor disponibilidad de capital invertible por parte de los actores previamente mencionados ha hecho que se dispare la demanda de financiación de nuevos proyectos empresariales. Esta sobre-demanda hace que solo los mejores proyectos con los mejores equipos sean capaces de atraer el interés de los inversores y que por tanto sean financiables. Sirva como ejemplo las más de 600 propuestas de inversión recibidas por Fellow Funders Crowd Investment durante 2020, de las que tan sólo 14 fueron seleccionadas y financiadas por nuestros inversores.

Este desequilibrio entre la demanda de financiación y la oferta de inversión hace que para figurar en el grupo de los “elegidos” sea necesario tener la casa en orden. Esto no solo tiene que ver con la calidad del equipo gestor o la bondad del negocio, sino que también abarca la totalidad de la propuesta de inversión, la cual vendrá dada por un plan de negocio atractivo, unas proyecciones financieras ambiciosas pero realistas, una estructura legal adecuada y, en general, todos aquellos ingredientes que den respuesta a las preguntas que serán formuladas por los inversores a los que la empresa se dirija. Y son todos estos aspectos los que quedan encuadrados dentro de lo que en el mundo de la inversión denominamos “Investment Readiness”.

Aunque son muchos los factores que hacen que una empresa se considere “investment ready”, hay 5 elementos prioritarios y que deberán estar bien planteados por parte de la gestión de la empresa y que actuarán como palancas de soporte de cara a la interlocución con los sus inversores potenciales. 

Las 5 palancas de una empresa “investment ready”

Fuente: Fellow Funders 

Dentro de estas 5 palancas, el Plan de Negocio es la parte más crítica, ya que dicho plan englobará todos los aspectos relevantes de la compañía, tales como su modelo de negocio, objetivos, estrategia, posición financiera, estructura corporativa, tamaño y destino de los fondos que se pretenden captar. 

Por otra parte, de cara maximizar la efectividad de la captación de capital es esencial diseñar de antemano la estrategia de venta a inversores. Para ello, es necesario conocer el perfil de inversores a los que dirigirnos, bien sea desde el punto de vista sectorial, geográfico o funcional. Se deberá establecer el perfil del inversor objetivo, bien sea institucional como puede ser un family office, o de carácter profesional como puede ser un venture capital, un corporate venture capital o un private equity. Los objetivos de cada grupo inversor difieren en varios aspectos, lo cual determinará el enfoque que se le dé a la propuesta de inversión.  

Finalmente, es importante destacar que el concepto de “Investment Readiness” no solo aplica a las empresas en busca de financiación en las fases más tempranas dentro de la curva de crecimiento. Por el contrario, los puntos destacados en los párrafos anteriores deberán ser los pilares para cualquier empresa que quiera ser invertible tanto en los mercados privados como en los cotizados.